A estas alturas de la vida casi todo el mundo sabe que las posibilidades de morir por un ataque de tiburón son realmente bajas. Aumentan un poquito si surfeas en Estados Unidos, Australia o Sudáfrica y el riesgo es bastante mayor si surfeas en las islas Reunión. Si además comparamos este riesgo con otras actividades cotidianas que realizamos, pues al final en caso de tener que morir uno no sabe ya ni que elegir.

(imagen de Jesús González)

Yo con lo patoso que soy casi con no ser nominado al premio Darwin me conformo. Para los que no conozcan este galardón, es un premio irónico que se da a la muerte más absurda del año al considerar que así la humanidad mejora genéticamente. Y sí, toma el nombre del naturalista inglés que escribió el origen de las especies.

Un señor al que muchos recurren para defender que la presencia de tiburones en ciertos lugares del mundo proviene de la adaptación de esta especie a razones ambientales y tróficas.

Tras la reciente muerte por ataque de tiburón  de “Krapo”, un querido bodyboarder de las islas Reunion, se ha desatado un conflicto en las redes sociales surferas sobre la idoneidad de realizar una matanza selectiva de tiburones en estas islas. Un gran caos dialéctico surgió cuando Kelly Slater comentó esta idea en el perfil de instagram de Jeremy Flores el día que subió una foto del fallecido deseándole los mejores tubos del paraíso.

Unas palabras del surfista más mediático e importante del mundo que dieron lugar a un debate que debió abrirse hace mucho tiempo. En el año 2015 me encontraba investigando sobre la influencia de los ataques de tiburón en el turismo de surf y ya en ese momento las cifras de ataques en las Islas Reunión eran aterradoras.

(Los tiburones en el surf. ¿Una amenaza para el turismo?)

Las razones identificadas para este crecimiento eran claras:

(Los tiburones en el surf. ¿Una amenaza para el turismo?)

Han pasado varios años y las diferentes medidas adoptadas por el Gobierno Francés (si, Reunion es un departamento de ultramar) no han logrado resolver el problema.

Yo me considero ambientalista y responsable ecológicamente, eso no significa que pueda defender a los animales en cualquier circunstancia. Nos encontramos en una realidad en la que el hombre ha destrozado e interferido de una u otra manera en TODOS los hábitats del planeta. Circunstancias que pueden dar lugar a que especies invasoras se adapten a lugares en los que pueden causar daños medioambientales y genéticos a las especies locales. Si las poblaciones de estos invasores son desproporcionadas se llaman plagas, son más comunes de lo que pensamos y no son sólo de ratas o palomas. En España existe legislación que determina los tipos de actuaciones que se pueden realizar ante especies consideradas invasoras (hay un listado), y entre las actuaciones definidas, se habla de erradicación. Desde mi visión no se debería utilizar la baza del sufrimiento animal cuando el objetivo es un “ordenamiento” del ecosistema.

Cuando trabajaba en Singapur promocionando España como destino turístico recibíamos muchos emails diciendo que no visitarían nuestro país hasta que prohibiésemos las corridas de toros. Yo no soy fan de las corridas, pero contestaba a cada correo diciéndoles que esperaba al menos que no se alimentasen con productos procedentes de producciones industrializadas que maximicen beneficios a costa de la dignidad animal, que no utilizasen maquillajes testados en animales o que cerrasen todos los zoológicos de su país antes de viajar a ningún otro.

Yo no estoy a favor de una matanza indiscriminada de tiburones en Reunión. Pero si estoy a favor que se haga un estudio independiente, que estudie todas las variables ecológicas y que deje a un lado el marketing institucional o político. Si este informe concluye que hay que “realizar una campaña de control de individuos” que se haga.

Creo que nadie está en posesión de la verdad absoluta, por eso estoy bastante dolido con la forma en la que se han abordado las declaraciones de Kelly Slater sobre la matanza de tiburones en España.

Rescato fragmentos del artículo más viralizado al respecto escrito por Eduardo Salete en el diario El País:

Yo creo que decir que Kelly desconoce las migraciones de los tiburones es aventurarse demasiado. Un chico que nace y crece como surfista en Florida, una de las costas del mundo con mayor estacionalidad de tiburones en reproducción, quizás algo sepa del tema, como muchos gallegos conocemos el problema de los eucaliptos en nuestros montes. Quizás no expertos, pero tenemos la base suficiente para tener una idea al respecto.

Atribuir al miedo unas declaraciones en redes sociales es cuanto menos demagógico. Kelly Slater no se pronunció públicamente a favor de la matanza de tiburones en situaciones en las que podía tener algo más de “canguelo”. Hace un par de años en la final de Jeffreys Bay 2015 Mick Fanning sufrió el ataque justo al empezar su manga, en ese momento Kelly salía del agua, tal y como él mismo aseguró, si fuese un par de minutos antes, podría haber sido él.

No sé por qué me da que Kelly Slater (como todos los profesionales del surf) tiene asumido que los tiburones están ahí. ¿Tan raro sería que tuviese conciencia propia y haya decidido posicionarse para apoyar a los surfistas de Reunion? Kelly es multimillonario, cada vez tiene empresas con conexiones extrañas (¿casualidad que gran parte del capital de las piscinas de olas que llevan su nombre sean de la WSL?) pero si algo ha caracterizado a Kelly en otras ocasiones, es la cordura y una aparente sinceridad.

He buscado la frase que se atribuye a Slater y no la he encontrado, estaría encantado de rectificar si realmente existen estas declaraciones, pero yo no creo que surfear en esas aguas sea la razón por la que los pro surfers piden esta matanza, cuando tienen a empresas que les pagan por surfear donde ellos quieran. En este mismo artículo se habla de que se produjo una matanza de tiburones en Hawai que no redujo los ataques. Nadie niega que una solución válida en un lugar sea un dogma y viceversa. Quizás haya varias formas de solucionar el problema y para ello hay que estudiar el tema en profundidad. Yo no soy biólogo, soy científico social, me queda un poco lejos Reunión y la realidad de su flora y fauna marina, pero si me es algo más cercana la problemática social que están generando estos ataques. La confrontación no creo que ayude a solucionar el problema, muchos ambientalistas condenan las palabras de Kelly y Jeremy (quien asegura haber recibido amenazas de muerte tras sus declaraciones), pero otros consideramos que cualquier solución puede ser válida aunque no sea popular. De entre todos los que defienden un posible sacrificio animal en Reunión destaca Mark Healey considerado uno de los mayores expertos sobre tiburones:

Lo que está claro es que la situación en las aguas de Reunión es un auténtico drama, se repite con demasiada asiduidad el incremento de familias destrozadas por fallecimientos de jóvenes surfistas, quizás no estaría de más ponerse en la piel de su madre, sus hermanos o sus amigos antes de criticar la medida propuesta por Kelly.

EDIT: Tuve la suerte de hablar en la radio sobre este tema. Si te interesa, pulsa en Tiburones en Hemiserio Surf Radio.

Si te interesa el tema de los ataques de tiburon en el surf, no te puedes perder:

Diego Santos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.