Soy de ese tipo de personas que habla muy rápido. Tanto que muchas veces atropello las palabras y las ideas. El problema ya no es sólo mi velocidad, sino la cantidad de palabras y de temas que puedo abordar en cuestión de minutos o incluso si me das cuerda es posible que no me pare durante horas.

Tengo que reconocer que tengo cierto miedo al silencio, por lo que callarme me resulta complicado. Si estoy en bucle discursivo, quizás, la solución más rápida y efectiva para que deje de hablar es un beso. Sobretodo uno de esos inesperados que me dejen descolocado un rato. Ahora que lo pienso, quizás no es el beso lo que me calla, sino la sorpresa. Sí, creo que es este estado de shock momentáneo la razón que hace que me calle.

Afortunadamente para la humanidad cada vez hablo menos y me sorprendo más, aunque eso no tiene que ser precisamente bueno para mí, últimamente algunas sorpresas han sido positivas. Por ejemplo, hace muy pocos días recibí un email que me emocionó profundamente y me mantuvo meditando en silencio un buen rato.

Este correo decía que el Ayuntamiento de Barajas de Melo y la Asociación Castellano-Manchega de Sociología habían decidido galardonarme con el 3er Accésit del premio de Ensayo Breve en Ciencias Sociales “Fermín Caballero”.  Evidentemente no es el Premio Planeta, pero tiene mucho prestigio ya que lo han ganado figuras tan importantes de la Sociología española como el ilustre Amando de Miguel.

premio-fermin-caballero-2016-programa-acto-entrega-002

Este premio me hace una ilusión tremenda, ya que no he renunciado a mi temática preferida, y he reflexionado sobre la evolución del surf desde el punto de vista deportivo. Soy consciente que a priori se aleja bastante de los temas sociales de la Mancha, donde quizás reflexiones sobre el campo y la agricultura hubiesen sido más acertados. Sin embargo, sigo con mi empeño de acercar el surf a la sociología y al centro peninsular, ya que cada vez hay más surfistas en la meseta y variadas opciones para practicar diferentes modalidades como paddle surf, wake surf e incluso la posibilidad real de que una piscina de olas se instale en esta zona relativamente pronto.

El premio es la publicación de mí ensayo y una cena de celebración con el resto de los galardonados en la casa que Fermín habitaba en Barajas de Melo.

Si quieres conocer un poco sobre la vida y obra de este magnífico hombre, puedes pulsar sobre el hipervínculo: Fermín Caballero . Como dato curioso, he descubierto que nació al igual que yo un 7 de Julio, y sólo el empeño de mi madre en llamarme Diego, hizo que no fuésemos también tocayos.

No quisiera finalizar sin dedicarle este pequeño mérito a una persona muy especial, que lamentablemente su paso por mi vida fue más fugaz del que nunca podría imaginar. Una persona entrañable, con un carácter noble y sincero que se hacía querer desde el minuto cero. Allá donde estés te recordaré siempre con alegría, ha sido un placer haberte conocido y haber tenido esa conexión que ofrecen las almas puras. Tu inmensa sonrisa permanecerán siempre en mi retina y en mi corazón. Luquitas, Descansa en Paz.

Para este final, no puedo elegir otro tema que nuestros queridos Delahoja.

Diego Santos

2 thoughts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.