No estoy muy a favor de los “días de” porque creo que centran la atención en esa fecha y poco hacen porque ese algo que reclaman o ensalzan tenga sostenibilidad en el tiempo, pero dejando esta circunstancia a un lado, voy a tratar de exponer algunos hechos que considero claves para entender el día de la mujer trabajadora.

Quizás sea conveniente empezar matizando que trabajo es todo aquello que no es ocio, por lo que hay muchos tipos de trabajos, aunque estos no sean remunerados. Es cierto que estos últimos son muy útiles aunque normalmente están socialmente asociados a poco status y lamentablemente muchos de estos trabajos y ocupaciones que nos vienen a la cabeza están identificados principalmente con el género femenino.

El problema además de complejo es muy difícil de solucionar, aunque afortunadamente se han logrado avances muy importantes. Lejos queda ya la historia de Concepción Arenal, la socióloga gallega que tuvo que disfrazarse de varón para acudir a la universidad. A día de hoy nos encontramos con leyes que buscan la paridad, aunque a veces ésta encierre cierto machismo mediante la discriminación positiva y cierto toque de paletismo cuando algunos intentan ser políticamente correctos empleando el femenino en palabras que, aunque terminan en o, no marcan género.  Pero doy ambas batallas por perdidas.

Mi mirada sobre la desigualdad de género va mucho más allá que un par de normas dogmáticas o lingüísticas, el problema es sociocultural, por eso es tan difícil modificarlo.

La culpa es de los padres… que las visten como putas…

La culpa es de todos los padres y madres que dirían ahora los políticos, la paridad llega hasta tal punto que la antigua APA (Asociación de Padres de Alumnos) en Galicia se llama ahora ANPA con el dolor de ojos que produce. Desconozco si APNA correspondía a otra asociación, pero estoy seguro habría hecho un gran favor a los profesores de lengua de primaria de esta Comunidad Autónoma. Que conste que decir padres incluye a padre y madre, según muchos lingüistas, yo al menos cuando me refiero a ellos así; mis padres y, todo el mundo lo entiende perfectamente.

Como decía antes de rizar el rizo, la culpa es de los padres, de las madres, del vecino, de la vecina, de los profesores, de las profesoras, del televisor, de la televisora, del cinematógrafo y de la cinematógrafa, del Internet y de la Internet.

Toda esta lista (y muchos otros términos que hemos omitido) se denominan agentes de socialización, y son los encargados desde el momento en el que nacemos de inculcarnos una serie de normas y de valores de la sociedad en la que nos introduciremos. Este aprendizaje cultural se denomina proceso de socialización y tiene diferentes etapas a lo largo de la vida del individuo.

Se denomina socialización primaria al proceso mediante el cual la familia introduce al sujeto en sociedad, lo que supone una adquisición de hábitos, normas y comportamientos sociales. Durante la infancia, los niños se apropian de los roles, actitudes y valores de las personas que le importan, por este motivo la familia juega un papel crucial en la formación de la identidad de los individuos.

La socialización implica internalización de roles. Por lo que si mamá nos prepara la comida y papá ve el fútbol en el sofá, y la abuela ayuda a mamá en la cocina y el abuelo ve el fútbol con papá, la generalización es que las mamás cocinan y los papás ven la tele. El proceso de socialización primario es vivencial.

La socialización secundaria se dice que aparece cuando entran en juego las instituciones. Por tanto, asumiendo un orden lógico en una sociedad como la nuestra empieza cuando el individuo se introduce en el sistema educativo. El individuo descubre que el mundo de sus padres no es el único. La carga afectiva es reemplazada por otras cargas pedagógicas que facilitan el aprendizaje y suponen el camino hacia la madurez e identidad propia.

Socialización primaria y secundaria son las más importantes, aunque también existen otras etapas o concepciones, se habla también de la socialización terciaria, la cual se asoció durante mucho tiempo a la resocialización de los desviados, pero también puede ser aplicable como resocialización a aquellos que se introducen en una nueva cultura. En algunos casos, un ejemplo podría ser la socialización en el surf ya que el proceso de convertirse en surfista es  lo suficientemente complejo para considerarlo así.

Dentro del proceso de socialización, hay que destacar la importancia de los medios de comunicación como agentes socializadores por su importancia en el conjunto de la sociedad.

Los medios no se limitan a reflejar la realidad, sino que contribuyen a crearla. Existe una realidad verídica, y una realidad mediática, que en apariencia es reflejo de la primera, aunque en realidad toma de ella sólo lo que le interesa, refundiéndolo para ofrecerlo a la audiencia de manera simplificada y esquemática. Se trata de una realidad distorsionada, al ser fruto de la selección del emisor y obedece a los cánones ideológicos, sociales, económicos, culturales e incluso religiosos de éste.

Por sus características de entre los medios de comunicación hemos de destacar el papel de la televisión y más recientemente de Internet.

¿Qué tiene que ver la socialización con el día internacional de la mujer?

Pues todo. Hoy saldrán cientos de miles de personas, hombres y mujeres, llenándosele la boca de bonitas palabras, acompañados de algunos pocos hechos. La gran mayoría de políticos y políticas tendrán su momento de gloria, estoy seguro que incluso alguna citará bonitas frases con las que dar algún titular a la prensa generalista, y convertirse así en trendic topic.

Y saben al igual que nosotros que celebrar este día sin aplicar normas efectivas no sirve de nada. Mucha palabrería y poca planificación para cambiar las cosas.

Parece evidente que, si de verdad queremos acabar con las diferencias de género, tenemos que centrarnos en el núcleo familiar. Para ello, parece realista pensar que la primera acción sería la de tratar de sensibilizar a los padres, explicándoles la importancia que tiene su comportamiento sobre su descendencia desde edades tempranas.

Otro aspecto muy importante recae sobre la escuela. Parece que hay un gran trabajo aquí, ya que todavía existen colegios únicamente masculinos/femeninos, además de otras instituciones educativas no regladas que recalcan la función social de la mujer centrándose en su capacidad reproductiva.

Sin una escuela igualitaria, no puede haber una sociedad igualitaria. Sin una religión igualitaria, no puede haber una sociedad igualitaria.

Hemos visto anteriormente la importancia de los medios de comunicación. Películas, series de televisión, programas del corazón… todos estos apartados parece que no tienden mucho hacia la igualdad. No hace falta más que imaginar una película de Disney, y con un simple análisis podemos comprender que la mujer nació para ser princesa. Los dibujos animados mantienen el status quo y eso es lo que ven los pequeños.

Sin unos medios de comunicación igualitarios, no puede haber una sociedad igualitaria.

Es decir, sin una conciencia social igualitaria, no puede haber una sociedad igualitaria. Por tanto, aunque cambiásemos todo lo anterior, si una mujer desnuda vende y el hombre desnudo no, tenemos un problema. Y por desgracia es muy complejo, ya que entran en juego aspectos de gran importancia sociocultural. Tenemos que aceptar que la concepción de mujer como producto, no siempre denigra, sino que en muchos casos da fortaleza, status y poder.

Parece que siempre habrá una empresa que denigre y una mujer que lo acepte, y en ese caso hablaremos de una relación capitalista.

No seamos demagogos. Eso de la igualdad y la paridad está muy bien, pero hemos creado una sociedad donde prima el capital, no la paridad y no veo al Estado interviniendo de manera implacable contra los que anteponen el dinero al civismo.

Ojo, que, si como mujer quieres desnudarte, adelante. Pero no cobres por ello y me hables después de que faltan políticas de igualdad.

Día Mundial de la Mujer en el surf.

Como tantas otras mujeres, hoy cientos de surfistas harán apología de su feminidad. De que son mucho más que cuerpos bonitos, siendo trabajadoras y atletas. Intuyo que no habrá quién recuerde que los premios de sus campeonatos y el dinero que pagan sus sponsors son menores que el que le ofrecen a los hombres. Espero equivocarme.

Por desgracia, la WSL y las marcas de surf son empresas, yo querría que sus trabajadoras cobrasen lo mismo que los hombres en su mismo puesto, pero en el tema sponsor cambian las cosas. Seamos francos, te pagan por lo que llaman retorno de inversión, y esto a priori no debería depender de que seas mujer.

Pero créeme que tampoco ayuda para la igualdad, que si eres surfer profesional, y quieres que te juzguen como tal, las fotos que cuelgues en las redes sociales, no parezca que tu intención es la de poner cachondo al personal.

laura enever instagram

Ahora es cuando viene el pluriempleo. Modelo y surfista. Así sí, pero no te quejes que no te valoren por tu surf si tu mayor virtud es la de posar. Que yo no voy a negar que sea el trabajo de modelo peor que cualquier otro, pero hay veces que la forma de promocionar los productos recurre a un sexismo algo desproporcionado. Creo.

alana blanchard instagram

Hace escasos días, Silvana Lima, una famosa surfista, se quejaba de que sponsors no la querían pese a sus buenos resultados. Parece que destaca más con la tabla que ante la cámara, por lo que parece muy posible que sus dificultades para conseguir financiación sean porque los sponsors quieren modelos, no surfistas, o mejor surfistas que son modelos y matamos dos pájaros de un tiro.

silvana lima sponsors

Siendo conscientes de lo mucho que avanzamos en el sufragio y en el apartado laboral, queda mucho por hacer en el aspecto más social. Sin embargo, creo que en este caso, el problema de la mujer no es la ley ni es el hombre, sino la propia mujer. Mientras una mujer sea un producto y ella se venda como tal, pueden poner las leyes que quieran, que esto seguirá igual.

Diego Santos

Hoy es el día Internacional de la mujer, y como tal, tiene una interesante historia detrás:

historia y cronologia del dia internacional de la mujer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.