Hoy se cumplen dos años del ataque de tiburón a Mick Fanning en JBay, rescato un fragmento que escribí aquel día:

Creo que muy pocos serían los que hiciesen algo, cualquier persona se quedaría paralizada y nadie podría reprochárselo. Los surfistas no eran las únicas personas en el agua; aunque recibió menos atención mediática, allí estaba también, Kelly Cestari, fotógrafo acuático de la World Surf League (WSL). Por su situación pudo ver perfectamente el ataque, pero su cerebro tardó en darse cuenta de lo que estaba pasando. Cuando reaccionó ya escuchaba al speaker pedir a las lanchas que fueran a buscar a Mick. Cuando se dio cuenta las motoras ya se habían ido, no sabía si iban a volver a buscarlo a él. “Yo había nadado con tiburones en Durban, sabía que debía mantener el control, nadar despacio y no salpicar mucho.” Afortunadamente llegó a la orilla sano y salvo.

Una de las personas que más ha sufrido es la madre de Mick que ha visto el ataque en directo por la televisión “estaba totalmente aterrada. Pensé que lo habíamos perdido, venían las olas y no lo podía ver”. Asegura que no se lo podía creer “nos habían dicho que había barcos con sondas para asegurarse que no había tiburones, sin embargo ese tiburón estaba allí.” Si bien es cierto que no es un secreto que esta zona está plagada de tiburones, y que los sistemas de prevención no son infalibles, que haya un ataque en la final de un campeonato de la máxima categoría del surf mundial no es la imagen más positiva para un evento tan importante.

 

La hemeroteca nos recuerda que no es la primera vez que merodean tiburones durante las mangas en este campeonato de Jeffreys Bay. En 2003 Taj Burrow salió del agua aterrado diciendo que había visto un tiburón. Lo mismo sucedió en 2007 cuando Mick Lowe dijo que había visto un tiburón en su manga. En aquel mismo momento la Association of Surfing Professionals (ASP) improvisó e instauró la norma de que, si se veía un tiburón, se agitasen las manos señalando hacia afuera al mismo tiempo que remaban hacia la orilla. Curiosamente la primera manga en la que entró en vigor esa norma fue de Taj Burrow. Cuando el Beach Marshall me dio mi licra y me dijo que tenía que hacer esa señal si veía un tiburón, yo dije ¡Qué! Era una sensación muy extraña. Por suerte no tuve hacer esa señal en esa manga.

En aquel momento no había demasiadas especificaciones sobre la norma y cómo afectaría a las preferencias si alguien hacía esta señal, o si podían entrar en ese momento las motos de agua. La anécdota todavía más curiosa es que en ese mismo día de 2007, Mick Fanning creyó ver algo. Sin embargo “sólo faltaba un minuto para acabar, así que pensé, sé un hombre y no digas nada. Afortunadamente para mí no fue nada.”

Este milagroso incidente, puede ser un punto de inflexión que puede cambiar el futuro del surf de competición y de Sudáfrica como destino de surf. Desde el punto de vista del surfing, los ataques de tiburones es uno de los riesgos que más temen los surfistas.

Esto es un fragmento del libro que editamos sobre este tema y que si quieres colaborar con el Blog puedes comprar el librito por 3€.

Diego Santos

2 thoughts

  1. Hola Diego!
    Me alegro de haber dado con tu blog, me parece interesantisimo su contenido. En cuanto a lo del ataque, recuerdo la escena, la verdad que mete miedo…
    Pues nada, ya me ire pasando por aqui, saludos!

    1. Muy buenas Fran, muchas gracias por la visita y por el comentario!!!! Me enorgullece que te guste el enfoque que tengo!!! Tal y como dices, la escena es brutal, yo no lo estaba viendo en directo, pero ver las repeticiones imaginándose que nadie sabe qué pasa, pone la piel de gallina… en los vídeos sin montar… tardan un montón en ofrecer nuevas escenas… sólo se el mar y todo el mundo desconcertado… pudo ser un auténtico drama que afortunadamente acabó casi sin consecuencias (los miedos de los pros a meterse en Jeffreys solo los sabe ellos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *