En clase hicimos un pequeño ejercicio que consistía en reflexionar sobre el impacto del clima en el turismo en Asia (ya que en la programación tocaba este continente). Para profundizar en el tema, les propuse recordar diferentes catástrofes naturales, terremotos, maremotos, ciclones, tifones, inundaciones y pudimos comprobar que aparentemente cada vez hay más desastres asociados al clima, o al menos estos tienen mayor repercusión.

Posteriormente les puse este mapa del Banco asiático de desarrollo, que recuerda los peores desastres de la historia reciente de dicho continente.

Además de analizar que las cifras son escalofriantes, tratamos de comprender que las infraestructuras de estos países pueden que los números de muertos se multipliquen. Sin embargo, cuando pensamos en hacer un viaje, la variable de que suceda un desastre natural es percibida como menos aterradora que la de sufrir un atentado terrorista y su repercusión en el turismo (en la sesión previa habíamos visto que determinados mercados como el japonés son tremendamente sensibles a la seguridad) también parece ser menor.

No hemos encontrado estudios serios que profundicen que influye más sobre el turismo, una catástrofe natural o un atentado terrorista, pero si hemos reflexionado que el volumen de muertos que deja es exponencialmente mayor y su repercusión internacional es mucho menor.

Muchos recordaban el tsunami del 2004, como “el de Tailandia”, quizás por la película “Lo imposible”

Pero la realidad es que su influencia fue mucho mayor:

y el número de muertos por países el siguiente:

Un trágico desastre que a veces deshumanizamos por la distancia temporal, geográfica y emocional. A mi que me gusta medir el volumen de personas de manera gráfica, casi siempre en capacidad de campos de futbol, que es una fórmula que nos abruma bastante. Y haciendo este ejercicio, el resultado es si cabe más escalofriante ya que los fallecidos en Indonesia llenarían el Bernabéu y el Wanda juntos, los de Sri Lanka llenan Riazor y los de la India, Pasarón.

Espero que este trágico post, haya ayudado a remover un poco nuestra conciencia occidental.

Diego Santos 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.