(Reflexiones del 21/05/2015)

Siempre me han dicho que distraigo con un burro volando. ¿O me decían lo del burro volando porque me lo creo todo?

¡En realidad querría ser yo el burro que vuela! Pasar de estas ataduras sociales que impone la edad cuándo llegas a los 30. Paso de casarme. Paso de un trabajo estable. Quiero irme lejos, aunque sea mentalmente.

dragoncito shrek

Ansío volar,  verlo todo desde arriba  mientras sonrío.Tomarme un descanso, pensar que quizás un día quiera un hijo. No ahora. Pero un hijo al enseñarle mil cosas bonitas, llevármelo al campo y a la playa. Enseñarle a vivir sin horarios, rodeado de naturaleza.

Le hablaré de soñar despierto. Le contaré cuentos en el que él será el protagonista , quizás vayamos a Filipinas o Indonesia. Quiero enseñarle una vida sin miedo al futuro ni al fracaso. Fracasar es compararse con otros. Y la felicidad es otra cosa.

¿E ti de quen ves sendo? Te preguntarán.

Da igual quién sea tu  familia. Al final todo se vende. Eres del capital. Ya no hay almas libres ni puras. Te venderán por cuatro perras gordas. Pero nunca dejes de ser fiel a ti mismo. Por eso cierro los ojos, y me veo volando.

Prometo no cagar desde el aire. Soy un burro no una gaviota.

Diego Santos

6 thoughts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *