Hoy 7 de Julio es mi cumpleaños, soy del 84 por lo que  voy empezando a estar entrado en años. Nunca me ha gustado mucho hacer nada premeditado en este día; si acaso invitar a unas cervezas a los amigos que aleatoriamente se crucen en este día y poco más.

Siempre me ha gustado escribir y normalmente lo hago de forma caótica y desordenada. Tras varios años escribiendo en folios traspapelados, el año pasado conseguí escribir en este día señalado de manera pública. No he encontrado mejor forma de celebrar este día con vosotros que repitiendo la fórmula y dedicar unos minutos a reflexionar en voz alta sobre lo que ha significado este año. Me parece oportuno desnudarme metafóricamente, dando así algunas pinceladas de mis pensamientos más íntimos.

Este año ha sido largo y duro. Reconfortante desde el punto de vista académico, de un tremendo aprendizaje y crecimiento desde el punto de vista profesional. Por suerte están surgiendo proyectos de trabajo muy ilusionantes que esperemos se materialicen. Por desgracia en el apartado más personal, estoy saliendo de un bache físico y emocional. Pero mala hierba nunca muere y yo que soy muy kármico estoy seguro que todo esto está pasando para hacerme todavía más fuerte.

Como decía, hoy es mi fin de año particular, lleno de buenos propósitos y momento oportuno en el que hacer repaso de los últimos 365 días. Desde el punto de vista cuantitativo he hecho mil cosas; tengo la gran fortuna de decir que este es mi primer cumpleaños como Doctor, como congresista e incluso como ensayista en ciencias sociales (he ganado un accésit en los premios Fermín Caballero que recojo la próxima  semana).

turismo de surf

También he publicado un pequeño libro online (que podéis descargar gratis, suscribiéndote aquí), tengo otro que está en espera de publicación física y un libro mucho más excitante a nivel intelectual sobre historia de surf que está entre bastidores y espero acabarlo acampado a la orilla del mar durante las próximas vacaciones. He colaborado también en la asignatura que más me gusta del mundo, Sociología del Turismo. He dado charlas en la Universidad, en el Madrid Surf Film Festival e incluso he lanzado Mareas Vivas.

Desde el punto de vista cualitativo he intentado aprender lo máximo posible de las personas de las que me rodeo o de aquellas que me he cruzado circunstancialmente; sigo intentando crecer espiritualmente cada día y cada año, tratando de acercarme a la gente buena y alejándome de aquellos que son destructivos. O aportas o apartas.

Aplicándome esta máxima, además de tratar de mejorar la vida de aquellos con los que me cruzo, he sacado tiempo debajo de las piedras para intentar colaborar con una ONG, Refugiados Bienvenidos, que finalmente ni refugiados ni bienvenidos, ya que con su caos a la hora de trabajar y las pocas garantías que ofrecían, me bajé del barco. Sin embargo, esta colaboración fallida, rescató de mi mente una vieja idea que nunca llegué a abordar y que ahora os cuento.

Si hiciese balance, creo que sería justo decir que la vida me sonríe. Pero no lo veo del todo así. Ha sido un año de acumulación de ciertos méritos, como otros acumulan otras muchas cosas.  Pero lo más profundo de mi ser no quiere sólo mérito. Yo quiero ser feliz, de corazón, y siendo sincero, aunque sonría cada día hace años que no es así.

Quiero que mi alma brille y su luz ilumine a las de mí alrededor y podamos hacer un mundo y una vida mejor para todos.

Evidentemente no soy el primero que relaciona la vida con un viaje. Quien no se ha planteado nunca ¿de dónde venimos? ¿hacia dónde vamos? Pues a mí sociólogo del turismo, me interesa más saber ¿cuál es el motivo principal del viaje? Hay quién quiere hacerse rico, tener éxito social o incluso simplemente tener pareja y tener hijos. Cualquier respuesta es válida y legítima si es valiente y sincera.

Sinceramente, me gustaría que mi paso por este mundo pudiera tener un impacto positivo, mejorar la vida de las personas y especialmente la de los niños más desfavorecidos. Por mi manera de ser, veo maneras poco economicistas para que pueda conseguirlo. No soy Amancio Ortega que hace grandes donaciones a instituciones importantes, yo trataré de mejorar el mundo investigando, educando y colaborando. Y estos son los ejes principales con los que quiero dar sentido a mi existencia; algunas cosas las estoy haciendo ya e incluso mi tesis doctoral y este blog formarán parte teórica de este proyecto que recientemente volvió a mi mente y que relacionará al turismo, a la cooperación y al surf desde un prisma que no he visto en ningún otro proyecto y que os compartiré con mayor profundidad cuando lo tenga un poco más avanzado.

Me gustaría moldearme una forma de vida con la que poder asumir ciertas responsabilidades de treintañero, sin perder la ingenuidad y la pureza del corazón de los veinte.

Si soplando mis velas me concediesen un deseo, creo que pediría un mundo más digno.

La dignidad acabaría con la luchas de clases y quizás así dejaríamos de ser inmunes al hambre y a la muerte de otros seres humanos. La dignidad es un concepto más amplio que la paz y la igualdad,  porque incluiría muchas otras cosas, como también que nuestros gobernantes no podrían robarnos nuestro dinero y mucho menos nuestra ilusión.

Hoy día de sincerarme, me comprometo conmigo mismo a seguir trabajando para conseguir ser coherente con la vida que ansío, y si no lo consigo quiero llevar la cabeza erguida y poder explicarles un día a mis hijos, como mis padres hicieron conmigo, que lo importante en la vida no es vencer, sino luchar bien.

1 año

Para terminar quiero compartir una canción de uno de mis discos favoritos que si no conocéis os recomiendo escuchar entero.

Diego Santos

10 thoughts

  1. Sigue así como siempre Dieguito !
    Que tengas un feliz dia y un año nuevo con mucho exito

    Saludos de tu cuate

    Ivan carreño

    1. Muchas gracias carreñito!! Espero que el destino nos cruce pronto!!! Y que nos haga brindar con unos mescalitos!! Un abrazo enorme

  2. Diego, eres un genio a tu manera, no sé si eres del todo consciente de lo excepcional que es encontrar en una misma persona los niveles de coherencia e ilusión que tienes tú; por separado no son tan difíciles de encontrar (gente coherente pero con cierto cinismo o gente que parecen irradiar ilusión pero sus actos no les acompañan). Es bueno que continúes aspirndo a iluminar las vidas de los demás, pero hace años que ya lo logras, y si se te quiere tanto es en parte por ello.
    Un abrazo enorme, sigue así!

    1. Muchas gracias por tus palabras Miguel, sinceramente creo que muchas no merezco! Pero me enorgullecen igualmente, como me enorgullece que siempre estés a mi lado. Al final me vas a hacer llorar y eso que no es nada fácil! Te mando un abrazo enorme y te debo una visita! Las aguas vuelven poco a poco a su cauce y espero que pronto brindemos por ello! Se te quiere mucho!

  3. como
    Como tú ya sabrás, es la primera vez que leo tu blog y me ha sorprendido en muchos sentidos. La capacidad de reflexión y la habilidad para transmitir los sentimientos no es una cualidad que todas las personas desarrollan a lo largo de la vida y, en mi opinión, tienes un don para ello. La manera en la que hablas de ti y de los demás muestra una esencia especial. Sigue así porque el mundo necesita a personas que vivan la vida con más corazón.

    1. Muchísimas gracias por tus palabras, me alegra muchísimo que te haya gustado! A veces no es fácil decir según que cosas! Pero hay que lanzarse a la piscina! Beso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *