Pues España sigue acaparando titulares por las tremendas inundaciones. Aquí no hay tanto pro y bueno, tampoco desembocan igual.

Habrá que tomárselo con filosofía. Esperemos que no haya víctimas ni demasiadas catástrofes.

Diego Santos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *