Después de un mes de Agosto en el que he estado en Galicia completamente desconectado del mundo, disfrutando del regalo meteorológico en forma de días infinitos de playa, del  terraceo PTV y sobretodo de la compañía de mi gente, viene un principio de curso cargadito. Entre planes de estudio, congresos y conferencias ha surgido una pequeña colaboración para un artículo sobre hoteles boutique.

La aportación es modesta, pero siempre reconforta que lo traten como “experto”. Amén de que creo que el artículo está muy bien redactado y plasma lo que tratado de trasmitir.

Puedes leer el artículo completo pinchando en la fotografía anterior.

Diego Santos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.