Tras muchos meses de espera y mails con la editorial que publicará mi tesis doctoral, con el año nuevo he decidido que voy a ser yo y a hacer lo que me de la gana con mis trabajos. Por lo que voy a empezar a compartir mi tesis en el Blog como inicialmente había decidido. La dividiré en varias partes y los suscriptores podrán descargársela en pfd.

Quizás por la nostalgia de las Navidades me apetece empezar por los agradecimientos, pese a que ocupan las primeras páginas de la tesis, son lo último que se escribe. Hay cierto protocolo de agradecer a familia y director, pero normalmente es un sentimiento real, porque sabes que sin su paciencia no habrías llegado a ningún lado. Esto es lo que he escrito yo:

AGRADECIMIENTOS

Siempre he considerado que soy una persona que fluye por la vida sin marcarse objetivos demasiado concretos, aunque, quizás este proyecto haya sido diferente. Después de haberlo dejado en standby varias veces y retomarlo mil veces más, llegó un día en el que todo cambió. Una oferta laboral que a punto estuvo de no permitirme escribir estas líneas. Para todo hay un elemento catalizador y, para este proyecto fue la elección entre recorrer el mundo de comercial o acabar esta tesis. Como buen hijo único, preferí intentar poner cimientos que ayuden a cumplir mi sueño y decidí no ayudar a cumplir el de otros.

Estaré siempre eternamente agradecido a mis padres, por educarme como persona y permitirme el lujo de poder instruirme sin que el aspecto económico fuese un problema. Me han brindado la oportunidad de ser libre en cuanto al camino de mi formación académica, sin reprochar o ni tan siquiera preguntar si existe un retorno de inversión cuando uno se matricula en sociología. Gracias Inés y Juan, además, por dejar que en mis decisiones nunca tenga presión y poder primar el corazón sobre la razón y respetarme por ello. Mención especial se merece mi abuela Rosa por sus ánimos cada día. Desde lo más profundo de mi ser deseo dedicar unas palabras de agradecimiento al resto de mi familia, a mis tíos y a mis primos por hacerme crecer como persona con las importantísimas lecciones de vida que me habéis dado y que jamás olvidaré; gracias por vuestra inmensa colaboración forjando mi personalidad.

Quiero agradecer a aquellas instituciones que me han dado oportunidades académicas y profesionales. Al Instituto de Turismo de España por trasmitirme su pasión hacia el mundo del turismo y al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente por la oportunidad profesional actual, que me permite compaginar trabajo y estudios. Quiero mostrar mis respetos también a la institución que acoge este proyecto, la Universidad Rey Juan Carlos, por recibirme como un alumno más, aunque mi hogar académico fuese otro, la Universidad Pontificia de Salamanca, cuna del conocimiento en ciencias sociales este país.

Tampoco me puedo olvidar de mis amigos de Pontevedra, de Madrid, de Bélgica, de Perú, de Singapur y de aquellos repartidos por medio mundo; extiendo mi agradecimiento a los conocidos y a toda aquella gente que me he cruzado por la vida y me ha enseñado cosas, porque todo el mundo tiene algo que enseñarme y yo mucho que aprender. En la sociología de la vida hay un alto componente de suerte y el destino ha puesto en mi camino a varias personas que me han ayudado en este proyecto, quisiera destacar a Jorge Subrá y sobre todo a dos personas sin las que esta tesis muy difícilmente hubiese acabado con éxito. Elena Ponz, que con su calor humano, ánimos y cariño, además de sus incontables horas dedicadas a esta tesis, se ha convertido por méritos propios en crítica indomable y codirectora honorífica y, don Octavio Uña Juárez, querido profesor y director, siempre amable, siempre disponible y sobre todo paciente, y cuya dedicación, profesionalidad y carisma son para mi fuente de inspiración. Gracias.

Si me preguntasen qué fue lo que más me sorprendió de este proyecto, respondería que la gente. Me parece increíble que en una sociedad aparentemente carente de valores filántropos, tantas personas, muchas sin conocerme de nada, se hayan volcado en ayudarme en esta afrenta. Cientos de personas han dedicado fragmentos de su vida a colaborar conmigo; personas de todos los continentes, razas y condiciones han considerado oportuno participar en esta tesis y por ello me siento afortunado y halagado. De entre todos los colaboradores, agradecer a los más pacientes por concederme las entrevistas, invitarme a las cañas o incluso abrirme su casa. Todos los entrevistados se merecen un diez. La mayor decepción que me he llevado con este trabajo no han sido las escasísimas puertas cerradas, sino tratar de contactar con el primer sociólogo en estudiar el surf, Stephen Wayne, y comprobar que había fallecido recientemente. Una lástima que no haya podido saber lo inspirador que ha sido su trabajo para mi proyecto.

Gracias de corazón a aquellos que han confiado en mí, y también a los que no, ya que de una manera u otra, entre todos me habéis dado fuerzas para remar esta ola. Gracias a la vida por darme lecciones y recompensas, por enseñarme a valorar el presente y por haberme ofrecido momentos inolvidables tanto en la tierra como en el mar. Aunque sin duda este proyecto ha sido la ola más difícil, parecía que no estaba preparado mentalmente y quizás tampoco estaba bien colocado, pero pese a estar muy atrás, cuando llegó la ola apreté los dientes, aleteé y le di a los brazos como nunca antes. Tuve la fortuna de entrar en un takeoff al límite y meterme directo en este tubo, al principio casi me tira, pero logré reconducir la situación y me puse a correr por la pared de la ola, la boca es ancha por lo que quizás la olas es más gorda de lo que pensaba, pero sin pensarlo mucho simplemente disfruto el momento. La forma es perfecta, el agua azul azabache con tonos amarillentos porque se refleja la luz del sol. Veo el final del tubo, la idea es subir, golpear el labio y volar. La vida es volar alto, o al menos intentarlo.

Dedicatoria final y especial a mi abuelo Valeriano, que siempre me decía “estudia para non ter que traballar coas mans coma min”. Creo que prefería que fuese abogado, porque sociólogo, “¿e que dís que fas?” no tenía muy claro qué era. Querías que fuese como tú, “honrado e valiente”; sólo te vi llorar una vez, te preocupaba que el momento de irme a Singapur pudiese ser nuestra última despedida. Confiaba que eso no iba a pasar, y volví a seguir aprendiendo del agricultor incansable y hombre más fuerte, sonriente y bondadoso que jamás haya visto. Hace casi dos años que no tengo callos en las manos de podar o vendimiar, ahora soy “valiente”, sin ti, a mi manera, buscando una libertad intelectual que me lleve a la paz interior sin olvidar nunca las raíces y, aunque no tengo ni idea a donde voy, sí tengo muy claro de dónde vengo, de la tierra donde la lluvia es arte, de ese fin del mundo donde somos, como dijo Castelao “denantes mortos que escravos”.

A todos, gracias.

Recuerda que todos los artículos sobre la Tesis están en el link. Si te suscribes podrás descargarla en .pdf

Para cualquier duda o comentario, no dudes en escribirme en mareasvivas.surf@gmail.com

Diego Santos

 

9 thoughts

  1. Que grande eres Diego, es un placer leerte aunque las olas no sean mi mundo ellas guardan sabiduría y historias que contar. Siendo este motivo por el que te sigo leyendo post tras post. Que en este 2017 encuentres ispiración para seguir con este proyecto.

    Un grande abrazo

    Andrea

    1. Muchísimas gracias Andrea, me alegra profundamente que personas que no sois de la sociología o de la playa podáis encontrar interesante estas cosillas!!! Te deseo un feliz 2017 y muchas gracias por leer y comentar! Eres siempre bienvenida!

  2. MUCHAS GRACIAS DIEGO !!! Por compartir tus experiencias y ofrecernos ese amor por las olas que tanto compartimos los afortunados que hemos nacido al lado del mar ❤❤❤ .DARTE LA ENHORABUENA POR TU TRABAJO !!!! Es algo que se nota que se ha hecho con entusiasmo y amor por lo que haces y lo que te apasiona. Sigo atentamente tus publicaciones , son una maravilla !!! Sigue así , te deseo lo mejor !!! Un enorme abrazo desde LA Costa Gallega !!!!!

    1. Muchísimas gracias Laura, me halaga muchísimo que te pueda gustar. Ciertamente ha sido un trabajo largo y duro…. muchas veces tedioso, pero si algo ha tenido es muchísimo de cariño y de descubrimiento.

      Feliz 2017.

      Diego

  3. Eres un nagnifico transmisor de la palabra,me encanta leer como nos muestras tus experiencias y sensaciones de algo tan emocional como el surf,el surf escogio la persona perfecta para que nos hable de el…

    1. Madre mía! Muchísimas gracias por tus palabras Carlos! Me llena de orgullo que te guste, especialmente tu, que estás en ese pequeño grupo de personas que son un referente para mi tanto dentro como fuera del agua. La vida es un cúmulo de circunstancias, pero poder aprender de ti como surfista y persona es un auténtico privilegio.

      Un abrazo enorme!!

      Diego

  4. Eres toda una inspiración dieguito! Me da mucho gusto … feliz año crack que los objetivos que te propongas este año se vayan cumpliendo ! Un abrazo !

    1. Muchas gracias Iván! Se te extraña mucho! Si este año vienes a Europa, avísame para ir coordinando! Ánimo con tu doctorado! Cualquier cosa que necesites aquí estamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *